Transmedia Parade

Tecnología x [Cultura + educación + comunicación]

El videojuego como herramienta educativa (Parte 2/2)

2. Aprender jugando a videojuegos.

Los juegos educativos, etiquetados bajo el género llamado “edutainment”, tienen un largo recorrido a sus espaldas. Desde 1983 se han venido desarrollando programas que aplican los conceptos de “aprendizaje basado en el juego”. Este tipo de juegos no ha disfrutado de muy buena reputación entre los jugadores, ya que en muchos casos se ha prestado más atención a adaptar contenidos curriculares a un medio interactivo, pero sin tener en cuenta las condiciones particulares del medio del videojuego. La clave para que un videojuego educativo triunfe pasa porque, en esencia, el título sea divertido, y tras esto, ha de conseguir crear un universo y una mecánica lo suficientemente motivante como para que el jugador se interese en profundizar en él.
En este apartado nos centraremos en resaltar las virtudes que tienen muchos de los juegos que podemos encontrar en las tiendas o de forma gratuita, y que no están especialmente desarrollados con una finalidad educativa.

2.1. Juegos de simulación.

2.1.1. Gestión estratégica y simulación.

En este tipo de juegos, el jugador ha de hacer un buen uso de sus recursos, ya sean económicos, tiempo, unidades de un ejército, etc, para llevar a acabo los objetivos de las distintas misiones que plantea el juego. Estas restricciones, unidas a que en multitud de ocasiones los entornos de juego son similares a la realidad, hacen que el jugador conozca más detalladamente la terminología y los datos de un contexto específico, todo ello a través de enfrentarse a la problemática de gestionar una ciudad, hacer una operación quirúrgica, pilotar un avión, o incluso liderar un imperio en una contienda histórica. Todo ello hace que el jugador desarrolle una habilidad para estar atento a múltiples tareas y coordine sus operaciones de forma lógica.
Ejemplos de este tipo de juegos son: La series Civilization, Theme Park, Age of Empires o Flight Simulator.

2.1.2. Juegos sociales.

Hacen especial énfasis en la interacción del jugador con otros jugadores que se encuentran en el mismo universo. Se centran en el desarrollo de un sistema, el cual puede estar formado por, desde un negocio, hasta uno o varios personajes virtuales que el jugador va desarrollando, y hace especial énfasis en la interacción con otros jugadores de forma online, pudiéndo realizar con ellos transacciones y acuerdos para ayudarse mutuamente a avanzar y superar las dificultades del juego. Entorno a estos juegos, se crean comunidades de fans en las que se comparten inquietudes y material derivado del universo del juego, estas comunidades pueden tener un tamaño variable, pero adquieren especial relevancia conforme el jugador va conociendo a los jugadores y reforzando las relaciones sociales con sus amigos, una necesidad ancestral del ser humano.
Ejemplos a destacar: Farmville, World of Warcraft o la serie Los Sims.

2.1.3. Juegos de habilidad.

Ponen al jugador ante una serie de pruebas que han de superar cumpliendo unas reglas determinadas, para conseguirlo, es necesario que estos practiquen y desarrollen una serie de habilidades, precisión, coordinación física, agilidad mental, etc. Pueden ser deportivos, en los que el jugador ha de ponerse en la piel de un atleta, o un profesional, lo que le hace profundizar en cómo ser mejor en el juego, descubrir nuevos movimientos y tácticas para competir con los amigos a la vez que las comparte con ellos.
Ejemplos a destacar: Bloom Box, Brain Training o la serie FIFA football.

2.1.4. Juegos de aventura.

Basan su planteamiento en meter al jugador hacer que el jugador desarrolle una historia y se sienta el principal protagonista de la misma, actuando de forma directa ante su entorno a través de su personaje. Pueden ser más directos y frenéticos, como por ejemplo algunos shooters, o también alejarse completamente de la acción, planteándonos aventuras de las denominadas “conversacionales” o de “point and click”; independientemente de cómo se potencie la componente de acción, es habitual encontrar, al menos un pequeño componente de estrategia que nos permite escoger entre distintas opciones a la hora de realizar nuestras acciones. De ahí que puedan estimular habilidades muy distintas en el jugador, desde ejercitar los reflejos pasando por la rapidez en la toma de decisiones y hasta llegar a mejorar la capacidad de observación sobre los pequeños detalles.
Ejemplos a destacar: Gears of War, The Legend of Zelda, Monkey Island.

2.1.5. Juegos de rol.

Estos juegos presentan universos realmente complejos, pudiendo combinar características de otros géneros ya vistos anteriormente, comenzaron con un alto componente social y de aventura, basados en texto (Zork, 1977), y han ido evolucionando según lo ha hecho la técnica del medio. Partiendo del desarrollo de uno o varios personajes, el jugador aprende las consecuencias de tomar determinadas decisiones en un entorno con muchos factores que influyen en el personaje, siendo estas motivo de reflexión ética y moral. A lo largo de la partida el jugador va tomando decisiones sobre cómo evolucionan; sus habilidades, actitudes y personalidad, apariencia, entorno donde viven. Puede tener componentes de los juegos citados anteriormente, potenciando las relaciones con otros jugadores (alianzas, enfrentamientos, intercambios de items,…), incluir altas dosis de acción o bien un estilo de juego más reflexivo basado en turnos, pruebas de habilidad sobre todo mental, que nos obligan a resolver determinados puzzles para avanzar en la historia.
Ejemplos a destacar: Las sagas Baldur’s gate, Fallout o Final Fantasy.

Aprovecho para agradecer a Daniel Parente, por su referencia a la primera parte de este artículo en su blog, y tomo prestada la ilustración que publica en su entrada para mostrar un muy buen resumen de las habilidades que aporta el videojuego para la educación, creo que puede complementar muy bien el contenido de este post, gracias Daniel.

Como los videojuegos influyen en la educación.

 

2.2. Habilidades que favorecen los videojuegos.

En conclusión a lo mencionado anteriormente, quisiera exponer aquí las habilidades que, según Marc Prensky, hacen que los jugadores puedan desarrollar a través al videojuego.

  • Aprenden a resolver de problemas de forma colaborativa.
  • Fomentan el compromiso para ser mejores en su trabajo día a día.
  • Hacen énfasis en mejorar la técnica de forma constante.
  • Estimulan una visión competitiva y sana del mundo, bajo unas reglas establecidas.
  • Promueven el desarrollo de trabajos en grupo y el deseo de formar parte de un equipo.
  • Dan importancia a la organización del conocimiento.
  • Se sienten agusto tomando riesgos que ellos han medido previamente.
  • Desarrollan capacidades para efectuar adecuadamente múltiples tareas de forma simultánea.
  • Mejoran la capacidad de aprender sobre la marcha.
  • Les hace ser capaces de pensar globalmente (y actuar localmente).
  • Esperan de ellos mismos un compromiso real ante los retos que se enfrentan, algunos de ellos tomados por sus propias decisiones (otros son impuestos por la narrativa del juego).

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “El videojuego como herramienta educativa (Parte 2/2)

  1. Pingback: Los videojuegos como herramientas educativas (actualizado 14 Febrero 2012) « Daniel Parente Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: